domingo, 15 de enero de 2012

No sé atarme las agujetas, enseñenme a hacerlo, enseñenme a ser más madura, a no ser como una niña chiquita. Estaba buscando la parte trasera de tu automóvil, de repente no estabas, me dejaste en un sembradío donde me quedé para aprender. Sé que no me vas a enseñar tu, me enseñará mi hermana llamada amiga siendo que no tiene sentido seguir, si no sé ni siquiera atarme las agujetas. Mi madre me enseñó a escribirte cartas bonitas sin que te sientas decaído, para escribirte que dejas de ser parte de mi vida para convertirte en ella. Te dejas lastimar, eres como todos mis escritos que hago, que me inspiras a hacerlos, eres como mi mejor amigo sin que tu lo sepa. Soy más madura de lo que crees, y a pesar de que pido el menú para niños ya compro ropa de jóvenes.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada